Gracias Por visitar mi blog!

Sos el turista número:

Ustedes:

¿Quieres contactarme? Mi facebook: Moi Bazán.

16 abr. 2013

Here it go.

Solía decir que era feliz, solía mentirme, suelo hacerlo. ¿A caso soy feliz? ¿Puedo serlo? No, esas no son las preguntas, el caso es... ¿Quiero ser feliz? Ya no sé lo que quiero, trato de cubrir mi dolor pero cada vez es mayor. Es mayor mi amor por ti, es mayor mi agonía, es mayor mis ganas de seguir contigo, es mayor mi herida.
Hace mucho no te hago una dedicatoria o una carta, ¿por qué no hacerla por acá, querido?

Here it go:
Hola, supongo. Esto se me está haciendo más difícil de lo normal, mis palabras me sofocan. No sé por donde empezar, no hay un punto fijo por el cual, pueda empezar. No hay algo de lo cual hablar concretamente, ya no sé ni que hago acá escribiendo otra vez, solo quiero sacar toda la tristeza de mí, pues ya no quiero ni pretendo sufrir más ni llorar, ni lastimarme en cada lágrima que derraman mis ojos para ser olvidada. Esas lágrimas no se llevarán mi dolor, esas lágrimas no me calman. Quiero parar.
Quiero parar de sufrir, quiero calmar este dolor. ¿Se puede, cuál es la receta mágica para olvidar todo lo malo? ¿A caso eres mi veneno o te has convertido en mi vicio? Me matarás, al fin y al cabo, moriré, como todos... eres mi tabaco. Pero seguiré viva en tu recuerdo y remordimiento, ya no pretendo seguir acá, quiero olvidar.
Nos conocimos un 26 de Mayo, hacía un poco de viento, el día favorecía para llevar un suéter o pantalones largos. El 25 del mismo mes, a las 23hs y monedas, recuerdo que me habías mandando un msj de texto mencionando que sería bonito encontrarme al día siguiente, no tienes ni la mínima idea de cómo salté de alegría ese día. Salté, bailé, canté, grité como loca, pataleé, sonreí hasta que mi sonrisa se deformara para convertirse en una expresión de pura felicidad... bueno, es que en realidad siempre siento eso cuando me dices algo bonito, ese sentimiento jamás cambió. Recuerdo ese maldito día en que te vi por primera vez, ya no distingo si fue una gracia del destino o una desgracia de la vida, pero solo sé que fui feliz y lo sigo siendo junto tu lado. Verte fue completamente hermoso, recuerdo que entré al shopping y afortunadamente... ahí estabas. Te reconocí, me reconociste y no podría ni nunca podré creer qué belleza contemplaba mis ojos. Te amé desde el día en el que te vi, desde que tus labios rozaron los míos me sentí completamente como Alicia, me sentí caer desplomada en un pozo sin fin, pero que al final lo tenía para llegar al mundo de las maravillas, mi maravilla eres tú, tu sonrisa es la 8va maravilla del mundo, eres mi mundo, el mundo completo es chico junto a ti. Eres único, eres gigante, opacas cualquier luz, iluminas toda vida en la que estás, eres mi faro. 
No podía creer lo que veía, que veía al hombre que había amado sin conocer, ¿Acaso el amor es así? ¿Es ciego? ¿Es pasajero o eterno? ¿Por qué nos hace sufrir? ¿Podemos ser felices? Tus palabras junto a mi oído son baladas que me hacen contonear de la emoción, eres mi alegría... Pero sin embargo, todo este amor nos hace sufrir. ¿Cómo pude dejar atrás todos esos sentimientos y reemplazarlos con lágrimas? ¿Queremos terminar así? o... ¿querémos terminar? No lo creo. Somos dos niños, no sabemos lo que queremos pero sin embargo y con esfuerzo nos tenemos. Acá estamos esperando que todo aclare, que las aguas y los cielos se calmen, pero si nosotros no hacemos nada, difícil es que algo cambie. Yo quiero cambiar para bien, pero olvidar todo, pero con lágrimas en mis ojos soy capaz de decir que no olvidé y que quiero hacerlo, por nuestro bien.
Mis dedos temblando del dolor escriben poesías en prosa por ti, solo que tu eres mi gran poesía en Verso. Siento que eres Daphne y lamentablemente en esta historia, Cupido decidió que me tornara Apolo. ¡No te vayas! No corras, tengo mucho amor para ti, no te conviertas, no me dejes, jamás te dejaré solo, ¡No corras! No te lastimes, quiero curar tus heridas. No te vayas, no te alejes, quiero amarte. ¿Somos lo suficientemente fuertes para vivir el uno sin el otro? No lo sé y hasta que no hagamos la prueba no lo sabré, aunque más de una vez no pudimos, causa y efecto del destino, tal vez. Eres mi causa y efecto. Eres mi muso, siempre lo dije. Sin ti no respiro, sin ti no vivo, sin ti no sonrío, solo me dan ganas de la vida ya no poseer, ya no te poseo, lentamente te pierdo. ¿Es esto real? Ya no distingo la realidad de los sueños, y eso asusta. Ya no distingo cuando te pierdo y cuando te tengo otra vez, porque pareciera que cada vez que te acercas, más te alejas. Puto destino, no me hagas esto, no me lo saques de mi vida, te lo ruego, haré lo que sea, déjamelo en mis brazos, lo cuidaré, lo prometo. Él es mi tesoro. 
Tan solo quiero que de aquí en más podamos mejorar, pero es que a su vez me harté, de aquí en más, sigues caminando solo, no te molestaré, no te hartaré ni sofocaré tu hermosa vida. Si tu quieres seguir conmigo en tu camino no me opondré, es más, seguiré junto a ti con una sonrisa color marfil pintada en mis labios escarlata. ¡Es más! diré que sí a todas tus propuestas, sean buenas o malas.
¿Quieres que siga o no en tu camino?
¿Quieres que sigamos caminando juntos?
Seré tu títere si tan solo dices que sí. 

No hay comentarios: