Je t'aime

Gracias Por visitar mi blog!

Sos el turista número:

Ustedes:

¿Quieres contactarme? Mi facebook: Moi Bazán.

28 jun. 2014

Soles

¿Por qué las cosas tienen que ser así? ¿Quién las delegó? ¿Quién manda a que debemos ser felices, cuando es un término incomprensivo? ¿Qué es la felicidad, en qué consta cuando todo en lo que más creías se derrumba?
Cuando las noches te asechan y sólo recuerdas el calor de aquellos brazos que hoy abrazan a alguien más en tu mente, pero solamente a una almohada fría en la realidad. Cuando el rayo de luz duele, te da jaqueca y te hace saber que la noche te transformó completamente, y ya no hay intención de seguir siendo lo que somos, sino lo que solíamos ser. Cuando en las sombras encuentras tu lugar porque tu luz solía ser aquel sol que hoy se apagó y creo una obscuridad eterna, que otro sol no iluminará.
Cuando sabes que otros soles existen pero no brillan con la misma intensidad, y que nunca has estado en una noche tan longeva. Cuando sabes que hay salidas pero ninguna tan grande como para sacar el dolor de allí dentro, ahí donde dicen que está el corazón, con los sentimientos, los cuales, aparentemente se han ido con su espalda.
Cuando, tristemente, sabes que nada volverá a ser lo que era, por el hecho de que todo tiene un principio y un final, pero te convences de que somos un punto y coma eterno, de que hay algo que nos ata, y que volverá tarde o temprano, y de no ser así lo forzarás porque no soportas la idea de un final en tu vida.
Cuando, por fin entiendes que nada es eterno, y no puedes pedirle algo eterno a un mortal. Y piensas que la única eternidad metafórica en tu vida será el dolor, porque el amor ya no está a la venta, ya no está disponible para nadie más.

Te extraño, y ningún sol va a brillar como vos.

1 sept. 2013

R.L.D.

Sin esperar nada, absolutamente nada de nadie, siempre esperé algo de él. Tal vez eran sus ojos los que me incentivaban al pecado del deseo, el deseo de siempre estar pendiente de sus pensamientos y acciones. 



Siempre, casi siempre... me consideré alguien normal, dentro del promedio del mismo. Me gustaba ser el centro de atención y sin escuchar las quejas, seguí. Seguí, los años pasaron, mi vida junto a ellos y cada vez me alejaba de aquella pequeña que buscaba siempre ojos sobre ella. El tiempo pasaba frente a mis ojos y cada segundo de vida lo interpretaba como cada paso hacia la muerte. Me había vuelto adolescente.

La gente siempre pasa enfrente a mis ojos, inculcados en sus problemas, sin mirar atrás en el camino pero sí en sus vidas. Lamentando su pasado, gastando su tiempo en el ayer, por eso es que el %90 de la población, según mi juicio, no tiene futuro. Bueno, realmente yo tampoco lo tengo, soy recién una estúpida tratando de generar patologías para seguir llamando la atención pero indirectamente. Aunque odie la atención.
Luego de tratar de evaluar un poco la situación a mis alrededores y dar un giro de 360° vuelvo a mí, vuelvo a lo que siempre odié.

Básicamente siempre odié todo, siempre que puedo encontrarme a mí misma encerrada en mi mente, comiendo a odiarme. A raiz de mi odio por mí, veo que nadie hace absolutamente nada para que esto pare, así que los odio a todos. Siempre fui así, odiaba cuando pequeña a quienes me daban atención, y a los que no, les cavaba una tumba en el destino. Jamás me esforcé por caerle bien a alguien, simplemente era, solía ser yo... la niña que hacía chistes y a raíz de eso sí les caía bien, sino, a tomar por el culo sus pensamientos sobre mi ser.
Luego de odiar todo, y de odiarme a mí misma por no ser como las demás niñas, que a la edad de 13 años ya tienen un novio y más que seguro, ya dieron sus primeros besos, yo me sentía un absoluto fracaso. Pasaron dos años de amores fallidos en frente de mis ojos hasta hoy, cuando me siento igual que hace dos años, pero diferente, porque ya he besado a otros.
Pero dejando de lado los besos y falsos amores... me siento diferente por alguien que encontré.
No sé si es un sentimiento monótono, ese sentimiento de revolución que sentimos al encontrar a alguien por primera vez, aunque sea como... la cuarta vez que encontremos a alguien que nos hace felices.
Tal vez este sentimiento es algo, bastante osado, ya ha cansado... pero no es así. Bueno, realmente no sé como es, es un gran rejunte de sentimientos, es una pelea entre el corazón y la mente y desearía que los dos se destrozaran, así yo poder morir sin tener que interpretar esta mierda que muchos llaman "amor".



Sinceramente no sé que siento, no sé si quiero sentirlo. No sé si me hace bien... porque la mayor parte del día me la paso pensando en si estará con otra, o me pensará al igual que yo. Una de las cosas que más claras me han quedado en la mente, es que teniéndolo sobre y debajo de mi piel, soy la persona más feliz de toda la galaxia. O así lo creo...
Todo su cuerpo me deriva a un sueño. Sus ojos tan oscuros como mi alma, me dicen que me tranquilice, que siempre será mío, que ellos me pertenecen y que solo aprendieron a mirarme a mí, que no podrían existir sin mi ser. Su boca... manantial donde fluye agua para dioses, curvatura que me demuestra el paraíso solamente con una conexión de pieles.












19 jul. 2013

Apolo y daphne.

No sé por donde empezar... ni por donde seguir cuando ya haya comenzado. No sé desde qué momento he estado enamorada de él... no sé cuando todos estos sentimientos han empezado a surgir desde lo más profundo de mi ser, no sé cuando mi corazón se tornó frío... menos sé cuando él lo descongeló con todo su cariño. Tengo tantas palabras en mi mente que tal vez, el poder explayarlas tal cual las siento, sería tal agonía para mis dedos, que antes preferiría la muerte. No puedo, con certeza, afirmar la velocidad de mis dedos al escribir para que estas palabras, no se escapen, aunque sin rodeos, ni la velocidad de la luz podría atrapar todas estas letras en conjunto, formando sentimientos.
Jamás entendí el por qué, de decir que el corazón siente, y la mente no comprende razones que el amor sí. Jamás entendí... está todo en mi cabeza, ¿cómo puede transportarse todo a otro órgano?. Sinceramente nunca creí que lo que llamamos "corazón" pudiera sentir por si solo, nunca creí en esas cursilerías llamadas "Mariposas en el estómago", porque no estoy segura si lo que sentí fueron mariposas... pero se sintió tan raro, jamás lo había sentido... Pero sinceramente desde que lo besé, esas "mariposas" o más bien prefiero llamarlo: pequeños choques de electricidad, no se han ido. Desde que mis labios rozaron los suyos puedo admitir que esa energía tan peculiar no se ha ido. Besarlo fue tocar el cielo... no... besarlo es estar en el cielo. Poder tenerlo en mi piel, es volar a otra realidad tan maravillosa, que a veces tengo miedo de despertar repentinamente, y que él tan solo sea un buen sueño, un sueño para recordar todas las eternidades existentes.
Lo considero todo tan extraño, me había propuesto realmente estar sola. Me había propuesto enfocarme en otras cosas... no solo chicos. Pero acá se encuentra mi error, él no es "solo un chico". Él... él es ese chico que sin estar cerca mío, y con un par de palabras, me hace sentir en el Olimpo. Su voz es canto gozoso de dioses cuando se acerca a mis tímpanos, su voz me estremece. Sus ojos no distinguen el tinte de lo imposible y lo real, aunque pensándolo bien, junto a él todo es tan real, aunque solo mi mente juegue con sus pupilas. Su sonrisa, una danza de ninfas, que me rodean en sus vientos tan consoladores, su rostro es la naturaleza pura. Me ha y está haciendo sentir más amor del que ha sentido Apolo por Daphne. Quiero ser Daphne y que en esta mitología, pueda poseerme. Quiero que todo deje de tener un final trágico y que pase a ser maravilloso.
Me he considerado una Circe cualquiera por mucho tiempo... o tal vez tan solo era para pasar el rato. Pero desde que lo conocí ya no deseo más nada, solamente poder tenerlo, abrazarlo, sentirlo bajo mi piel, unidos... siendo una sola persona. Ha despertado sentimientos en mí que creí muertos...













Me hizo volver a vivir.

11 jul. 2013

Gracias a vos es que hoy, mis miedos tienen terror.

Ya no sé que sentir, solamente sé que me siento totalmente destruida. ¿Por qué mierda mi vida no se puede basar en momentos de alegrías? ¿Por qué siempre tengo que terminar llorando, explayando todos mis sentimientos acá? ¿Por qué siempre todo termina fatal? ¿Por qué siempre me fallan?
¿Por qué nunca comprendo la felicidad? ¿Por qué todo signo de alegría se me escapa de las manos como arena? Quiero detener esta lluvia de agonías con mis manos, pero es simplemente imposible el querer para todo esto, mientras yo no soy más que un ser insignificante. Ninguna de mis acciones vale, ninguno de mis sentimientos son apreciados, estoy destruida. Quiero huir, escapar de esta pesadilla... yo solo busco ser feliz con la persona que quiero, y cada vez siento que esa persona se aleja. No quiero imponer lástima ni mucho menos, solamente tal vez, poder expresar lo que mi corazón siente en un par de teclas con metamorfosis en letras virtuales. Yo solo quiero que las palabras no queden chicas ante todos mis sentimientos, yo solo quiero tenerlo. Tengo miedo, terror absoluto de perderlo, nunca salgo ganando...
Promesas en el viento se ven obligadas a desaparecer, algunas son suspiros contra mi rostro... pero puedo ver cómo todo decae. ¿Esto es verdad? No sé qué sentir, no sé qué creer... ya no puedo ver.
Algunas personas, como yo, me identifico, se ven cegadas por la luz que irradia la felicidad... pero como cualquier cosa, se termina y llega la fría y desoladora noche. Llega esa noche que nos inunda de ojos brillantes... que nos cubre de pequeños momentos de felicidad, la felicidad no se fue... solamente quedé ciega por su pasado y no me permito ver las pequeñas cosas felices, las estrellas.

Quiero ver, quiero verte... ayúdame a ver.



29 jun. 2013

¿Podrás darme otra oportunidad?

Wow... hace mucho que no escribo. Creo que no sentía la gran necesidad, el vacío que había sentido por su anterior ida se había llenado de alegrías, sonrisas... causadas por mi misma, empecé a valorarme, a saber lo que era el no depender. Según recuerdo este blog iba exclusivamente dedicado hacia él... mi ex. Pero no, cambió, todo tomó un nuevo rumbo, alguien nuevo en mi vida me confunde, me hace ser tal vez feliz e infeliz, estoy triste y contenta al mismo tiempo... según dicen, esto se llama amor y es que lo pasé... pero le tengo terror al amor. Tengo miedo de lastimar a un corazón noble, como lo hice con esta nueva persona, esta gran persona en mi vida. 
A veces suelo pensar más en mí misma que en la otra persona, aquella persona que de verdad me quiere y no puedo verlo por la ceguera de egoísmo. A veces, solo a veces puedo llegar a pensar en la otra persona, ¿Por qué tengo que ser así? ¿Por qué tuve que cambiar para ser fría? ¿Por qué no me animo a sentir otra vez? Debo tener en claro que no todas las personas son iguales, que todos somos distintos en algún momento, pero claramente, cometemos los mismos errores... tan solo lo que vale es cómo llevamos adelante nuestros problemas, la solución.
No sé como me siento, estoy totalmente desalmada... estoy arrepentida, adolorida, triste... y hace mucho no me sentía así... estoy decepcionada de mí misma y de mis actitudes. Me doy asco. No puede ser que piense tan estúpidamente, pero claro, cuando quiero puedo ser una gran mente.
Doy asco, pena, repulsión, vergüenza, escalofríos... y asco nuevamente. Estoy desperdiciando a una persona que de verdad quiero, tan solo por mis miedos. Estoy tan confundida. Mi cabeza siente que no estoy lista para otra relación, para atarme a alguien tan rápido... pero simplemente mi corazón lo quiere conmigo, mi corazón aún anhela en verlo otra vez, a los ojos, sin miedos. Mi corazón llora al verme reflejada en un espejo, me doy asco, por dentro y por fuera. Mi corazón aún espera aquel abrazo que por estupidez mía no pudo concretarse, mi corazón aún lo espera a él.
El egoísmo es parte de mí, siempre he aclarado, queda mucho por conocer aún de mi misma, queda mucho que reparar de esta mente enferma. Queda todavía un gran camino que recorrer, pero lamentablemente estoy rodeada de miedos que no me animo a enfrentar yo sola. Tengo miedo, muchísimo. De equivocarme y sufrir... y es lo que me está pasando en este mismo instante, me confundí y duele. Le tengo miedo al dolor sentimental. Tal vez, algo físico se cura... pero algo del corazón, ¿cómo puedo curarme de vos? ¿cómo puedo olvidarme de vos? ¿cómo puedo sacarte de mí si nunca te tuve? Alejarme más de vos sería imposible, estás a kilómetros, seguramente, bien, sin mí... sin esta idiota que se equivocó una vez más y ya sabe que no hay vuelta atrás.
No sé que siento, lo único que siento es que estoy harta de estar acá, harta de equivocarme, harta de todo, harta de no poder enfrentar la realidad por culpa de mis miedos. Harta de simplemente ser yo. Quiero tenerlo.
No sé que hacer, no sé porqué razones esto me está pasando... no sé porque tuve la necesidad de escribir, si es que no lo sentía hace mucho, por nadie. Tengo el corazón destruido, supongo que me lo merezco, he destruido el suyo. "I try so hard to tell myself that you're gone". Me destruyó, me desoló el alma verlo feliz por alguien más, verlo sonreír... verlo... irse. Me quebró en pedazos no poder hacer nada, mi impotencia. Me desalmó y desalma saber que ya no hay vuelta atrás. No sé que más hacer... es que no sé que hacer, soy una niña idiota que no sabe lo que quiere, pero hoy sé que lo quiero a él. Me gusta. Extraño sus palabras, imploro por su perdón, ruego que me quiera como antes.
Mis sentimientos no se han ido, se han multiplicado.

- Es tan difícil, olvidarme de vos, volvió a pasar, volví a perder... y te recuerdo cuando miro al cielo. Nadie podrá revivir las hojas de aquellos otoños, ví en tus ojos el cansancio de luchar contra el destino.
- Ya no sé seguir, me estoy asfixiando, ya no sé seguir sin tu voz.
- Me siento incompleto, me falta color, sé que tu fantasma sigue en mi habitación. Y ES QUE FALLÉ, MÁS DE UNA VEZ, TODO SE HA VUELTO TAN GRIS. Y ES CALLÉ MÁS DE UNA VEZ, SIN VOS NO HAY RAZÓN, SOS VOS MI CORAZÓN. 
- No puedo aceptar mi suerte, porque la realidad es que nada es igual sin vos, no puedo aceptar perderte porque la realidad es que no sé ser yo... sin vos.







Con el corazón pude ser yo, no te he vuelto a ver. 
¿Y si vuelvo el tiempo atrás, podrás darme otra oportunidad? 
Puedo ver que fue mi error, y que nada de lo que se fue...
hoy vuelve a ser.



Mi gran vergüenza, mi gran estupidez, nos aleja.