Gracias Por visitar mi blog!

Sos el turista número:

Ustedes:

¿Quieres contactarme? Mi facebook: Moi Bazán.

29 nov. 2012

Strangers

 La conozco demasiado bien cómo para empezar a definir qué tipo de persona es. No es ni muy complicada ni demasiado simple, aunque debo admitir que jamás he conocido a lo largo que va mi vida, a una persona tan sencilla y normal. No... esa no es la palabra que debo emplear, "normal"... esa palabra no me convence ni en lo más mínimo. Pero bueno, ella es algo complicada y a la vez tan simple que las palabras para tratar de describirla, increíblemente no existen.
Es demasiado misteriosa como para poder describirla tan fácilmente. Es una chica rara, pero normal. Es una chica aislada pero sociable, es... simplemente es adolescente. Cuando la conocí no podía creer que una persona tan cual era, podía sobrevivir entre toda esta escoria social. Me parecía alguien muy abierta de mente, era jodidamente perfecta... lo es. Aunque quién sabe, ella puede estar sufriendo un paro cardíaco y yo aquí contando la historia de su vida.
Aunque sigamos, no nos descarrilemos.
Debo admitir que la conozco hace tiempo, y debo también, admitir que todo este tiempo fue una muchacha rara, todas tienen su momento así, pero ella era muy reservada de sí misma y eso me encantaba. No voy a clasificarme como un obsesionado ni nada menos, cómo un psicópata enamorado, pero desde el primer momento me encantó, aunque ella para mí es quién alega mi mañana, yo para ella soy un completo desconocido.
Bueno, sigamos. Ella posee esa personalidad peculiar. Tan solo al mirarla a sus ojos, te dejará deslumbrado, seas quien seas, lo aseguro. Ella posee esa chispa mágica que hace que pueda tener a cualquier persona a sus pies, pero sin embargo, tiene al tonto que la hace sufrir. ¿Cómo puede ser que una niña tan hermosa como ella quiera a un idiota y estúpido como lo es él? El amor es ciego, el amor nos hace ser tontos... o no, no es así... porque solo los tontos se enamoran de tal manera. Pero ella era tonta en el amor. Aún recuerdo la primera vez que la ví... bajaba las escaleras del instituto. Bajaba, tan desconcentrada como siempre, con aquella risa enfermiza que jamás en mi vida se me olvidará. No me vió, creo que costaron muchas miradas que ella me conozca. Aunque ella vivía en su mundo cuando yo la miraba, me seguía pareciendo la mujer, va... mejor dicho niña, la niña más enigmática que podría haber conocido.
La ví sufrir por primera vez un día de invierno. Lloraba desconsoladamente y yo no sabía que hacer, aunque mucho no se podía hacer, yo seguía siendo un completo desconocido. Rumores llegaron en ese entonces a mis oídos, ella estaba llorando por aquel desgraciado que no la supo y no sabe valorarla.
Luego de unas miradas, de unas mejillas rojas... ella, sí ella... se acercó a hablarme. No fue mucho, fueron unos segundos para tratar de venderme algo, pero fueron los segundos más bellos que había vivido mi vida hasta ese entonces. No quiero exagerar, pero fue así. Fue tan mágico, el mundo se me olvidó. No podía creer como tan bella criatura podía estar con ese bestia humana. Pero como mencioné, el amor es tonto y nos convierte en ciegos.
Luego de un tiempo me llamó amigo. No sé cómo llegamos a ese momento, pero sin embargo fue la palabra más bonita mencionada por alguien hasta ese entonces. Luego de un "TE QUIERO" suyo, mi vida retomaba rumbo.
Me enamoró... simplemente me enamoró. Caí, fui tonto. Esa muchacha simple y anormal a la vez, logró enamorarme, aunque ahora que lo pienso me enamoró desde el primer momento. Aunque sus palabras fueran tan bellas y parecían salir desde lo más profundo de su corazón, tenía que aceptar la dura realidad que ella se encontraba en pareja todavía con aquel estúpido. A él justamente mucho no lo conocía, pero tan solo con hacerla llorar, lo convertía en un idiota, no solo en un idiota, sino en el idiota más grande el universo.
Ella mencionó que iba a dejarlo, por mí... y lo hizo. Así fue como me convertí en el joven más feliz, todavía recuerdo nuestro primer beso. Fue cautivante, no fue fácil conseguirlo, pero fue hermoso. Pero una relación no es fácil y menos si es conllevada por una persona tan misteriosa como lo es ella. Y pues así fue, no fue gran cosa lo vivido, fue corto pero hermoso. No sé si la culpa fué mía, la culpa fue de ella... pero terminó.
Ahora ella está feliz, volvió con el idiota. Yo no fui más que un bache en su línea del tiempo de la vida. Yo no fui más que una mancha en un cielo azul. No fui más que una molestia.
Ahora es fácil... somos dos desconocidos con recuerdos en común.