Gracias Por visitar mi blog!

Sos el turista número:

Ustedes:

¿Quieres contactarme? Mi facebook: Moi Bazán.

23 may. 2013

Nos hundimos.

No fue todo más que mentiras, la puta historia se repite una y otra vez, mi presente ya no es más que un círculo vicioso del que quiero salir... o tal vez ya salí. No lo sé, las diferencias en mi vida se han tornado tan iguales que todo pareciera estar tornando el rumbo que tomaba hace un año. Un chico, una chica, algo imposible. Jamás me había arriesgado por algo tan imposible, lo prohibido es tentador.
Es la primera vez que no escribo por él, para él, sobre él. Es pasado, creo que esta será una de las últimas escrituras que mis dedos conectados indirectamente hacia mi mente, o corazón... le dictan al teclado. El hecho de que todo se haya vuelto a desplomar sobre mis pies me hace imposible el seguir caminando hacia un futuro mejor. Las ganas persisten, ya no sé nada de tí, y las ganas de seguir mejorando persisten. Las ganas de olvidarte permanecen... o, ¿Ya te he olvidado? Sí, ya lo creo. Rondas en mi mente como un vago recuerdo de lo que un día quiso ser eterno. Ya no estás conmigo y ya no sé si estás con alguien. La escoria que en tus venas vivía hoy se volvió sudor y un espantoso aroma me devuelve a la vida, recordándome quién de verdad eres por dentro y todo lo que me has hecho. No es rencor, es no olvidar, las personas no olvidamos, permanecemos en el vivo recuerdo de lo que proyectamos hacia futuro, pero tu ya no estás en mi futuro ni pretendo que lo estés. Ya no te quiero ver, ni en mis sueños. En recuerdos morirás, y en sueños quedarás atrapado, mi mente te bloquea para hoy, ser feliz.
Volviste por más y te fuiste sin nada, qué irónica es la vida. Volviste por mí y te fuiste por elección propia, pues yo acá estoy, escribiendo y recordándote con una sonrisa plebe en el rostro. El recordarte no me hace feliz, la felicidad es producida por la persona que creí que solías ser y todo lo que en esos momentos, diste. Tal vez no fue sincero, pero la felicidad producida en mis venas, corría con tanta exaltación que solo quería calmar el ardor en mi estómago... malditas mariposas quemándose de pasión.
Hoy te olvidé, ayer te recordé y mañana me olvidaré de recordarte.
Aprendí a valorarme lo suficiente para saber en qué tipo de persona te has convertido. Extraño con locura nuestros abrazos y besos, acostados mirando televisión, escuchando música y comiendo helado, ¿sabes? jamás me había sucedido con alguien, pero esta vez es tiempo de mirar hacia un costado y a su vez, proyectar hacia adelante. El futuro, destino o simplemente la vida, algo posee para mí. Nuevas enseñanzas, nuevos caminos. Nuevas costas para recorrer, él no lo es todo, él no fue todo... (o tal vez sí), solamente hoy estoy segura que quiero olvidar y volver a empezar. El olvidar es un arte tan hermoso que nos hace recordar cada vez más. La depresión ya no ronda mis noches ni el calvario de querer tenerlo cerca, me carcome. Él fue mío, yo fui suya... fuimos simplemente eternos, fuimos un karma y el siempre juntos no se cumplió.
¡Qué más da! él encontrará a su Rose y yo a mi Jack. Este final nos hundió a los dos en aguas que no calman, que hielan. Esta relación se hundió a más no poder cómo aquel Titanic. Él me salvó, yo intenté salvarnos. "El corazón de una mujer es un mar lleno de sentimientos..." pues este mar nunca acabará, vives en mi mente, querido Lucas.








No hay comentarios: