Gracias Por visitar mi blog!

Sos el turista número:

Ustedes:

¿Quieres contactarme? Mi facebook: Moi Bazán.

16 oct. 2012

So if you love me... kill me.

Image and video hosting by TinyPic 
 Sola... excluida, sin ganas de nada. Cuando uno cree estar feliz, cuando uno cree que puede ser feliz de una maldita vez, es ahí cuando todo se derrumba, cuando aquellos edificios llenos de emociones, recuerdos y amor son tumbados por grandes masas de odio, resentimiento, dolor... tristeza. ¿Hay peor sentimiento que el dolor? ¿Hay peor dolor del que hay ahora en mi corazón? ¿Hay vacío tan grande cómo el que siento en mi alma? ¿Hay razón y coherencia en mis palabras? No, no, no y más no. Es horrible todo esto, es horrible todo el maldito dolor que hay en mí. Es horrible ser yo. Me odio, más y más odio me abundan por las noches. Odio que me importen todos, y que yo siempre tenga que rendirle cuentas a todo el maldito mundo que está simplemente jodido por todos. Odio que me vivan criticando, odio... odio a todos. Un día de estos dejaré de existir, un día de estos abandonaré esta mierda pero sin embargo me seguirán viendo. Verán algo raro en mí, pero ¡Qué carajos me importa! a nadie, nunca... le he interesado, ¿Por qué iban a interesarse ahora? Malditos hipócritas. Tanto odio en mí es imposible y más odio que a nadie le interese o simplemente piense que es una exageración... ¿Por qué iba a serlo? Nadie dijo que aunque seamos adolescentes debíamos ser felices. Odio mi vida... odio las marcas que me dejas, odio las marcas que construyen mi odio, detesto las marcas que construyen tu desigualdad y desprecio.

3 comentarios:

Orne dijo...

Esta entrada parece hecha para mi... me siento justamente asi en estos momentos. Me pelie con una persona que quiero demasiado.

Besos!!

Motherfucker (with a brain) dijo...

Te entiendo muchísimo, es una caca total cuando decís ''estoy empezando a ser felíz'' y comienzan a pasar cosas malas, pero ya va a pasar.
Yo también odio a todo el mundo ¿pero sabés qué? Todo lo que los demás digan no te tiene que importar, no esperes nada de nadie.

Little dreamer dijo...

Un texto duro, pero asombroso, me ha encantado leerlo, y mas que nada porque me he podido sentir identificada en más de una cosa, porque en ocasiones parece que las desgracias nos persiguen y queremos odiar, odiar a todo lo que nos rodea.
Un beso